Problemática ambiental

Un gran consumo de agua que produce grandes volúmenes de agua con salmuera

La UE produce el 36% de la aceituna de mesa del mundo, siendo el sector un importante contribuyente a las economías de España y Grecia, así como Italia, Portugal y Francia. La producción media anual de en la UE es de aproximadamente 841.500 toneladas de la producción total mundial de 1.684.700 toneladas (2015, IOC).

La producción total europea de aceituna de mesa se ha incrementado en un 132% en los últimos veinte años, especialmente debido al aumento de la productividad de las tierras agrícolas. Los olivares se concentran en España (50%), Italia (26%) y Grecia (22%), especialmente en las zonas del sur.

La tendencia de crecimiento positiva en la producción de aceituna de mesa conlleva un alto coste ambiental: un gran consumo de agua que produce grandes volúmenes de aguas residuales que oscilan entre 0,5 litros y 6 litros por kg de aceitunas procesadas. Así, cada año se genera un promedio de hasta 11,7 millones de toneladas de aguas residuales y más de 2,2 millones de toneladas en la UE como resultado del procesamiento de aceituna de mesa. Además, este sector está ubicado en la cuenca mediterránea, donde se espera que los episodios de escasez de agua sean más frecuentes debido al cambio climático.


Estado actual

El proceso de producción de aceituna de mesa genera diferentes efluentes en cada una de las etapas de elaboración:

El proceso de desengrasado genera lejía y agua de lavado.

El proceso de fermentación produce salmueras (fermentación y envasado).

El tratamiento de las aguas residuales de esta industria es extremadamente complejo debido a su composición y la estacionalidad de los efluentes generados, la lejía y el lavado de noviembre a diciembre y las salmueras de enero a junio.

Los tratamientos convencionales, basados principalmente en tecnologías biológicas, no son efectivos debido a la alta conductividad, el NaOH libre y la alta DQO, especialmente la presencia de polifenoles que inhiben la actividad biológica.

Actualmente, todos los efluentes de esta industria se acumulan en estanques de evaporación abiertos. Periódicamente, se debe inspeccionar el estado de conservación de estas balsas y, si es necesario, limpiarse. El lodo generado, después de ser tratado por un evaporador convencional, se desecha en vertederos. Sin embargo, las malas prácticas en la construcción de estanques y la preservación de las balsas de evaporación conllevan un alto riesgo de contaminación debido a la fuga de desechos y la migración a aguas subterráneas y suelos profundos.

Además de las citadas balsas, la opción de manejo de desechos más común para las salmueras es la descarga en el mar, en superficies terrestres o bien la inyección de pozos profundos, pero lo anterior conduce a un aumento del contenido de sal en las masas de agua, y por lo tanto, generalmente tendrá un efecto ambiental negativo. Estas prácticas dañinas producen gases malolientes debido a bacterias putrefactivas o metanogénicas en condiciones ambientales no controladas. La acumulación de aguas residuales de la elaboración de aceituna de mesa implica peligros e impactos ambientales graves:

Alta ocupación de la tierra por las balsas de evaporación natural, a veces ubicadas en bosques o lugares naturales. Se estima que alrededor de 158,51 Ha (equivalente a 230 campos de fútbol) se necesitan anualmente para la acumulación de aguas residuales de la aceituna de mesa en la UE.

Muy baja eficiencia de recursos, perdiendo elementos valiosos como agua, sal y compuestos orgánicos presentes en las salmueras.

Emisiones de CO2 causadas por el uso de evaporadores de gas para reducir el volumen en los estanques de acumulación durante la generación del pico de salmuera.

Acumulación de lodos no controlada en el fondo del estanque que reduce cada año su capacidad y debe gestionarse por separado. Este lodo se envía a los vertederos.

Aumento del riesgo de derrames de salmuera debido a los desbordamientos por la lluvia de alta intensidad causada por el cambio climático.


¿Por qué es necesario SOLIEVA?

El desarrollo y la adopción de tecnologías para recuperar recursos valiosos de los residuos es una de las principales prioridades de la Comisión de la UE. Sin embargo, es necesario desarrollar e implementar procesos de recuperación de agua y compuestos valiosos (sales inorgánicas, polifenoles, etc.) de las salmueras, no solo para reducir el impacto ambiental, sino también para aumentar la sostenibilidad económica del sector a la vez que se reduce el uso de los recursos naturales mediante el desarrollo de esquemas de economía circular.

El sector de la aceituna de mesa, como uno de los principales productores de salmuera en el sector agroalimentario en Europa, se enfrenta a desafíos ambientales: alto consumo de agua, composición compleja del residuo líquido generado y materia orgánica recalcitrante. Por lo tanto, es crucial fomentar la adopción de una solución innovadora y rentable que transforme el sector en una fuente importante de recursos naturales con un valor económico en el mercado. Además, existe la necesidad de una regulación específica de la UE y local que fomente y obligue a un tratamiento adecuado de estos efluentes.

Para mejorar la sostenibilidad ambiental de uno de los sectores económicos de sustento en las regiones del sur de la UE, es crucial superar los desafíos ambientales del sector al tiempo que se maximiza la eficiencia de los recursos y los beneficios económicos y sociales. En este contexto, el proyecto SOLIEVA abordará el problema ambiental descrito. El proceso propuesto incluirá la reutilización del agua, la recuperación de compuestos valiosos, el aumento de la eficiencia de los recursos naturales y la recirculación de un producto en la economía.

Español